De infarto

Asi se puede calificar el 4º partido de la serie que nos enfrenta ante Denver Nuggets. Este partido ha tenido de todo, alta anotación, lucha en el rebote, canastas imposibles y dos prórrogas.

A Minnesota se le ha escapado una oportunidad de oro y se van con la idea de que este partido podria haber sido un punto de inflexión en la serie, porque de haberlo ganado se habria recuperado el factor cancha pero en lugar de eso, se encuentran ahora mismo en el abismo ya que pierden 3-1 y tienen por delante la dificil tarea de remontar este resultado que ya lo hicieran en primera ronda, pero claro, contra un equipo como Denver ganar tres partidos consecutivos es toda una quimera.

Vayamos con el partido, y en concreto con lo bonito, los instantes finales del ultimo cuarto, donde Minnesota consiguió remontar la diferencia que habia conseguido Denver durante el cuarto anterior, se llegó al último minuto con una ventaja de 1 punto para los Nuggets (100-99) cuando Pau ha falta de 50 segundos recibió una falta que lo llevó a la linea de tiros libres, anotó el segundo y puso las tablas. Desde ahi, cuatro posesiones que no fueron aprovechadas por ninguno de los dos equipos, dos por parte de Minny (Haywood y Manudo) y otras dos por Dallas (Larry Huges y Dirk).

Asi pues se fue el partido a la primera de las prórrogas, ambos equipos estaban muy atascados y fueron los Wolves los que dieron antes y se fueron cuatro puntos (105-108) cuando restaba 1:15 para el final, entonces aparecieron Dirk con una canasta tipica cayendo hacia detrás y Larry que anotó uno de los dos tiros libres dejando el marcador en 108-108 y pelota para Minnesota a falta de 13 segundos, fue Derrick Rose quien se jugó la bola con un lanzamiento en suspensión desde la esquina derecha que erró dandole una oportunidad a Denver, Dirk lanzaria desde el medio campo pero la pelota no entraria.

En la segunda prorroga más de lo mismo, los equipos nerviosos, se notaba la tensión y lo que se jugaba en este partido, nuevamente los Wolves se fueron en el marcador (108-112) en el primer minuto pero fueron contrarrestados por unos Nuggets muy combativos, llegando al final de la prorroga con el marcador empatado (122-122) y balón para Minnesota, esta vez el que se la jugó fue Manu Ginobili que botó la pelota y antes de lo previsto se lanzó hacia canasta en una de sus penetraciones, intentó el mate pero la bola rebotó en el aro de la fuerza con la que la quiso meter, Randolph cogeria rebote y restarian aún 18 segundos, tiempo muerto y jugada ensayada por parte de Denver. Entonces apareció Carmelo, con la defensa de Manu fue capaz de lanzar en suspensión y anotar a falta de 2 segundos, poco tiempo para los Wolves que no disponian de tiempo muerto asi que a la desesperada Manu intentó en lanzamiento pero ya era tarde.

Los Wolves se van con la sensación de haber perdido una oportunidad increible y bien que se notaba en las caras, todo lo contrario que los Nuggets que suspiraron aliviados al escuchar la bocina en lo que fue una batalla campal en el Pepsi Center.

Curiosidades: Hecho insólito el ver a dos jugadores con sendos triples dobles, Pau Gasol por parte de Wolves (30 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias) y Larry Huges por la de Nuggets (21 puntos, 10 rebotes y 14 asistencias).

Comentarios